Cómo hacer una mezcla de audio y no morir en el intento

Audacity mezcla de audioCuando nos embarcamos en una sesión multipista, la primera idea que se nos puede venir a la mente es “por donde empiezo”, y es normal que eso suceda. Desde luego, existen diferentes maneras de comenzar un proyecto. Ejemplo: En un trabajo orientado a la edición de spots publicitarios, primero debemos disponer de unos buenos micrófonos para lograr voces con alta fidelidad. Atender esta cuestión es vital antes de sentarnos en el PC y crear algo.

A continuación, compartiremos una breve lista con tips o sugerencias para que el trabajo de la edición sea una experiencia de aprendizaje y no algo engorroso. Cabe una aclaración antes: los siguientes ítems se basan en los ajustes y mezclas de una canción.

1. Presta atención a la canción. Aquí es importante identificar las partes y elementos que constituyen el tema musical. A partir de aquí se pueden emplear los faders y destacar algunos componentes sobre otros y así lograr un contraste de peso (qué destacar y qué enviar al fondo).

2. Identificar el género musical. En cada estilo de música el peso de algunos elementos sobre otros tienen normas básicas para obtener el mejor resultado posible. Por ejemplo, en el heavy metal, el bombo de la batería suena en un primer plano, con una dinámica contundente y con golpes de sonoridad simétrica.

3. Detectar el peso de la canción. Ligado al punto anterior, cada género maneja planos específicos, por lo que resulta interesante indagar en el audio qué elementos se destacan sobre el resto y comenzar a trabajar con estos primero. Obviamente, la intención artística será vital y es allí donde se deben definir las cuestiones de prioridad melódica-armónica-rítmica sobre destacamentos personales.

4. Orden de los tracks. Esto es importante a la hora de realizar una edición. Por ejemplo, el agrupar las pistas de batería con nombres que representen al instrumento (charleston, tambor, bombo, toms, etc), simplifica la labor de encontrar y aplicar efectos a cada audio.

5. Limpiar y filtrar los audios. En las grabaciones con instrumentos acústicos (baterías, voces, saxofones, guitarras acústicas, entre varios otros), siempre existe la posibilidad de que tengan diferentes ruidos, ya sea por la forma y lugar de la captura, el tipo de micrófono usado y la disposición utilizada para la captura. Igualmente, la variedad de escenarios es elevada. Lo que hay que saber es que al momento de trabajar con pistas digitalizadas, esta limpieza de tracks (filtros para la reducción de ruidos) será menor o ínfima en relación a grabaciones analógicas.

6. Ecualización y balance. Última etapa para lograr un trabajo íntegro. Una vez que se seleccionó las pistas, se las agrupó, se les redujo la cantidad de sonidos indeseados, se les aplicó filtros de reverberación o de cualquier otra índole (según el gusto de cada cual), estamos en condiciones de ecualizar las bandas y arrojar el primer resultado de nuestro trabajo.

Seguramente, en el proceso surjan una incontable variedad de dudas. Ante todo paciencia y perseverancia porque el trabajo de edición no es una tarea tan simple, cuando el resultado que se busca es la calidad.